PGD
Diagnostico de preimplantación genética

El diagnóstico genético preimplantacional (DGP), que se lleva a cabo dentro de los programas de FIV o FIV / ICSI, es un método utilizado en la detección de anomalías genéticas de un embrión antes de su transferencia a la cavidad uterina. Esta prueba evita la transmisión de algunas enfermedades hereditarias a un futuro niño.

Para verificar el material genético del embrión, se toman muestras cuidadosamente de algunas células después de la fertilización. Estas células se someten a una variedad de pruebas para detectar la presencia de muchas enfermedades y condiciones de salud importantes que podrían afectar significativamente la calidad de vida de su hijo. El diagnóstico genético previo a la implantación puede ayudar a los padres a evitar la transmisión de complicaciones graves de salud a sus hijos.

Este proceso directo está especialmente recomendado para mujeres de 35 o mayores, individuos que tienen trastornos cromosómicos y aquellos con trastornos genéticos preexistentes de cualquier tipo. Actualmente, el diagnóstico genético previo a la implantación puede identificar de manera confiable más que las afecciones 100, lo que podría influir sustancialmente en la calidad de vida de una descendencia. Mientras que algunos resultados obtenidos a través de PGD pueden requerir pruebas adicionales, el diagnóstico genético previo a la implantación suele ser un lugar recomendado para comenzar. Lo que es más importante, PGD puede ofrecer tranquilidad a los posibles padres.

El diagnóstico genético preimplantacional (DGP) se realiza en los programas de FIV o FIV / ICSI (In fertilización Invitro / Inyección Intracitoplásmica de Esperma) que ofrece IVF-Surrogacy. En conjunto con los procedimientos médicos, el PGD puede prevenir la transmisión de enfermedades a un futuro niño así como también un aborto espontáneo. Si una mujer es susceptible a un aborto espontáneo, nuestros especialistas en reproducción recomiendan a menudo este procedimiento para garantizar que solo se seleccionen embriones sanos para la transferencia uterina. Los principales indicadores de que se recomienda el DGP también incluyen antecedentes de abortos espontáneos y múltiples intentos de FIV sin éxito.

El PGD se realiza el tercer día después de la fecundación. Las cronozonas se analizan para detectar ciertas anomalías específicas de cada tipo de prueba de detección, como PGD-5, PGD-9 y otras. La elección de utilizar un procedimiento de detección recae en el genetista para determinar qué tipo de procedimiento se utilizará. Los procedimientos de detección primaria incluyen: FISH (hibridación fluorescente in situ), análisis de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) y análisis de CGH (hibridación genómica comparativa). Estas pruebas de DGP no causan daños con la extracción de células de la etapa de desarrollo de embriones de células 6-8, ya que el desarrollo continúa naturalmente sin efectos secundarios adversos. Los resultados de una prueba de PGD permiten a los especialistas en reproducción la capacidad de detectar anormalidades cromosómicas, aumentan las posibilidades de procedimientos exitosos de FIV y disminuye la probabilidad de un aborto involuntario al identificar el sexo de un niño. Para obtener información adicional sobre cómo los procedimientos de DGP beneficiarán sus necesidades reproductivas específicas, contáctenos para obtener más información.

Precios y programas de servicio

Ver Ahora